By / 3rd noviembre, 2014 / Sin categoría / No Comments

Quien ha estado en Matarraña sabe todo lo que puede ofrecer su territorio: pueblos medievales, actividades, naturaleza, gastronomía, historia…son miles las personas que hablan maravillas de éste rincón del planeta, y que explica sus visitas y las rutas que se esconden entre montañas y ríos. Tanto a pie, como en coche o en caballo, hay muchas rutas por descubrir. Nosotros hoy queremos darte a conocer la ruta del Salt de La Portellada, en la que se esconde una cascada espectacular de más de 20 metros.

Hasta el Salt puede accederse en coche, pero depende del estado del camino. Si la haces andando puedes tardar hora y media entre ir y volver: no es tanto, y ¡caminar es bueno para el organismo!

Se parte de La Portellada y debes dirigirte hacia El Portillo, un collado por el que se entra en la cuenca del Tastavins. Desde allí existe la opción de ascender hasta la cima de Sant Pere Mártir. Allí hay ¡estupendas vistas!. Además, arriba puedes encontrar el curioso vértice geodésico, dentro del cual se ubica la imagen del santo.

Pero si tu objetivo era llegar hasta el Salt de la Portellada, toma la carretera que va de Valderrobres a La Fresneda . Entonces encontrarás una cruce a la derecha: toma la carretera y síguela durante 1.500 metros y ya podrás acceder a la parte superior del espectacular salto de 20 metro, donde la erosión fluvial ha moldeado el estrato creando curiosas formas. ¡Atención! Cruzar el cauce del Tastavins puede implicar mojarnos los pies, pero eso lo convertirá en una experiencia única e inolvidable, porque significará que la cascada está con abundante agua.

Si tienes la suerte de realizar ésta excursión, explora la naturaleza del entorno: diversas aves que anidan en los escarpes como, golondrinas y abejarucos, así como otras ligadas al medio acuático: lavanderas y andarríos. Una fauna y flora ¡increíble!

 

salt de la portellada

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Comment